24 feb. 2011

Gorrión

Cada vez que la veo ahí sentada, se me cae una lagrima.

No hay persona mas hermosa de alma que esa muchacha, o por lo menos eso quiero creer. Esta postrada en una silla de ruedas, con una apariencia tan frágil como un gorrión con las alas rotas. Ella misma se califica así, y una sonrisa triste se me escapa.

Pero cuando abre la boca y canta, esa ilusión desaparece, y muestra su verdadera fuerza. Porque su voz es su espada,y con ella puede romper a cualquiera.

-Lautaro, que escribes?- susurro rompiendo el silencio en aquella habitación. El muchacho dejo el lápiz a un lado y la miro.

- una nueva funda para la espada- dijo con toda seguridad. Lara ladeo la cabeza sin entender, negó y se rió un poco.

No hay comentarios: